sábado, 22 de diciembre de 2012

FELIZ NAVIDAD 2012

folio 44v, Las Muy Ricas Horas del duque Jean de Berry www.moleiro.com



Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Jn 1, 14. 

Con mis afectos en Cristo les deseo a todos y cada uno de ustedes muy feliz navidad. + P. Christhian Gabriel Dominguez Hdez. 

sábado, 24 de noviembre de 2012

¿Qué es un cardenal?

Homilía de Benedicto XVI en la ceremonia de creación de los seis nuevos cardenales


Fuente: Rome Reports


24 ed noviembre, 2012. (Romereports.com) (-SÓLO VÍDEO-) En la homilía de la ceremonia del nombramiento de los seis nuevos cardenales, Benedicto XVI ha subrayado la importancia de la catolicidad de la Iglesia, en palabras del Papa: “La Iglesia es católica porque Cristo vino para salvar a toda la humanidad”:

TEXTO COMPLETO DE LA HOMILÍA EN ESPAÑOL:



“Creo en la Iglesia, una, santa, católica y apostólica”.

Queridos hermanos y hermanas

Estas palabras, que dentro de poco pronunciarán solemnemente los nuevos cardenales al hacer la profesión de fe, son parte del símbolo niceno-constantinopolitano, la síntesis de la fe de la Iglesia que cada uno recibe en el momento del Bautismo. Sólo profesando y preservando intacta esta regla de la verdad somos verdaderos discípulos del Señor. En este Consistorio, quisiera centrarme particularmente en el significado del término «católica», que indica un rasgo esencial de la Iglesia y su misión. El argumento sería amplio y se podría enfocar desde diversas perspectivas. Hoy me limitaré sólo a alguna consideración.

Las notas características de la Iglesia responden al designio divino, como se afirma en el Catecismo de la Iglesia Católica: «Es Cristo, quien, por el Espíritu Santo, da a la Iglesia el ser una, santa, católica y apostólica, y Él es también quien la llama a ejercitar cada una de estas cualidades» (n. 811). Más específicamente, la Iglesia es católica porque Cristo abraza en su misión de salvación a toda la humanidad. Aunque la misión de Jesús en su vida terrena se limitaba al pueblo judío, «a las ovejas descarriadas de Israel» (Mt 15,24), sin embargo desde el inicio estaba orientada a llevar a todos los pueblos la luz del Evangelio y a hacer entrar a todas las naciones en el Reino de Dios.

En Cafarnaún, Jesús exclama ante la fe del centurión: «Os digo que vendrán muchos de Oriente y Occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos» (Mt 8,11). Esta perspectiva universalista se desprende, por ejemplo, de la presentación que Jesús hace de sí mismo, no sólo como «Hijo de David», sino también como «Hijo del hombre» (Mc 10,33), como hemos oído en el pasaje evangélico proclamado hace poco. En el lenguaje de la literatura judía apocalíptica inspirada en la visión de la historia en el Libro del profeta Daniel (cf. 7,13-14), el título «Hijo del hombre» se refiere al personaje que viene «en las nubes del cielo» (v. 13), y es una imagen que anuncia con antelación un reino totalmente nuevo, un reino que no se apoya en los poderes humanos, sino en el verdadero poder que proviene de Dios. Jesús usa esta expresión rica y compleja, y la refiere a sí mismo para manifestar el verdadero carácter de su mesianismo, como misión hacia todo el hombre y todos los hombres, superando todo particularismo étnico, nacional y religioso. En efecto, en este nuevo reino, que la Iglesia anuncia y anticipa, y que vence la fragmentación y la dispersión, se entra precisamente siguiendo a Jesús, dejándose atraer dentro de su humanidad, y por tanto en la comunión con Dios.

Además, Jesús no envía su Iglesia a un grupo, sino a la totalidad del género humano para reunirlo, en la fe, en un único pueblo con el fin de salvarlo, como lo expresa bien el Concilio Vaticano II en la Constitución dogmática Lumen gentium: «Todos los hombres están invitados al Pueblo de Dios. Por eso este pueblo, uno y único, ha de extenderse por todo el mundo a través de todos los siglos, para que así se cumpla el designio de Dios» (n. 13). Así, pues, la universalidad de la Iglesia proviene de la universalidad del único plan divino de salvación del mundo. Este carácter universal aparece claramente el día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo inunda de su presencia a la primera comunidad cristiana, para que el Evangelio se extienda a todas las naciones y haga crecer en todos los pueblos el único Pueblo de Dios.

Así, ya desde sus comienzos, la Iglesia está orientada kat’holon, abraza todo el universo. Los Apóstoles dan testimonio de Cristo dirigiéndose a los hombres de toda la tierra, todos los comprenden como si hablaran en su lengua materna (cf. Hch 2,7-8). A partir de aquel día, la Iglesia, con la «fuerza del Espíritu Santo», según la promesa de Jesús, anuncia al Señor muerto y resucitado «en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo» (Hch 1,8). Por tanto, la misión universal de la Iglesia no sube desde abajo, sino que desciende de lo alto, del Espíritu Santo, y está orientada desde el primer instante a expresarse en toda cultura para formar así el único Pueblo de Dios. No es tanto una comunidad local que crece y se expande lentamente, sino que es como levadura destinada a lo universal, a la totalidad, y que lleva en sí misma la universalidad.

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación» (Mc 16,15); «haced discípulos de todos los pueblos» (Mt 28,19). Con estas palabras, Jesús envía a los Apóstoles a todas las criaturas, para que llegue por doquier la acción salvífica de Dios. Pero si nos fijamos en el momento de la ascensión de Jesús al cielo, según se relata en los Hechos de los Apóstoles, observamos que los discípulos siguen encerrados en su visión, piensan en la restauración de un nuevo reino davídico, y preguntan al Señor: «¿Es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?» (Hch 1,6). Y ¿cómo responde Jesús? Responde abriendo sus horizontes y dejándoles una promesa y un cometido: promete que serán colmados de la fuerza del Espíritu Santo y les confiere el encargo de dar testimonio de él en el mundo, superando los confines culturales y religiosos en los que estaban acostumbrados a pensar y vivir, para abrirse al reino universal de Dios. Y en los comienzos del camino de la Iglesia, los Apóstoles y los discípulos se ponen en marcha sin ninguna seguridad humana, sino con la sola fuerza del Espíritu Santo, del Evangelio y de la fe. Es el fermento que se esparce por mundo, entra en las diversas coyunturas y en los múltiples contextos culturales y sociales, pero que sigue siendo una única Iglesia.

En torno a los Apóstoles florecen las comunidades cristianas, pero éstas son «la» Iglesia, que tanto en Jerusalén como en Antioquía o Roma, es siempre la misma, una y universal. Y cuando los Apóstoles hablan de la Iglesia, no se refieren a su propia comunidad: hablan de la Iglesia de Cristo, e insisten en esta identidad única, universal y total de la Catholica, que se realiza en cada Iglesia local. La Iglesia es una, santa, católica y apostólica; refleja en sí misma la fuente de su vida y de su camino: la unidad y la comunión de la Trinidad.


También el Colegio Cardenalicio se sitúa en el surco y en la perspectiva de la unidad y la universalidad de la Iglesia: muestra una variedad de rostros, en cuanto expresa el rostro de la Iglesia universal. A través de este Consistorio, deseo destacar de manera particular que la Iglesia es la Iglesia de todos los pueblos, y se expresa por tanto en las diversas culturas de los distintos continentes. Es la Iglesia de Pentecostés, que en la polifonía de las voces eleva un canto único y armonioso al Dios vivo.

Saludo cordialmente a las delegaciones oficiales de los diferentes países, a los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de las distintas comunidades diocesanas, así como a todos los que participan en la alegría de los nuevos miembros del Colegio Cardenalicio, a los cuales les unen lazos de parentesco, amistad o cooperación. Los nuevos cardenales, que representan a varias diócesis del mundo, son ahora agregados a título especial a la Iglesia de Roma, y refuerzan así los vínculos espirituales que unen a toda la Iglesia, vivificada por Cristo, estrechamente reunida en torno al Sucesor de Pedro.

Al mismo tiempo, el rito de hoy expresa el valor supremo de la fidelidad. En efecto, en el juramento que haréis dentro de poco, venerados hermanos, están escritas palabras cargadas de un profundo significado espiritual y eclesial: «Prometo y juro permanecer, ahora y por siempre hasta el final de mi vida, fiel a Cristo y a su Evangelio, constantemente obediente a la Santa Iglesia Apostólica Romana». Y, al recibir la birreta roja, oiréis cómo se os recuerda que ésta indica «que debéis estar preparados para comportaros con fortaleza, hasta el derramamiento de la sangre, por el incremento de la fe cristiana, por la paz y la tranquilidad del Pueblo de Dios».

 A su vez, la entrega del anillo está acompañada de una advertencia: «Has de saber que, con el amor al Príncipe de los Apóstoles, se refuerza tu amor a la Iglesia».
He aquí indicada, en estos gestos y las expresiones que los acompañan, la fisionomía que hoy asumís en la Iglesia. De ahora en adelante, estaréis todavía más estrechamente unidos a la Sede de Pedro: los títulos o las diaconías de las iglesias de la Urbe os recordarán el lazo que os une, como miembros a título especialísimo, a esta Iglesia de Roma, que preside la caridad universal. Principalmente por la colaboración con los Dicasterios de la Curia Romana, seréis mis preciosos colaboradores, ante todo en el ministerio apostólico para con la catolicidad entera, como Pastor de toda la grey de Cristo y primer garante de la doctrina, de la disciplina y de la moral.

Queridos amigos, alabemos al Señor, que «no cesa de enriquecer con generosidad de dones a su Iglesia extendida por el mundo» (Oración), y da nuevo vigor a la perenne juventud que le ha dado. A él confiamos el nuevo servicio eclesial de estos estimados y venerados hermanos, para que den un valiente testimonio de Cristo, en el dinamismo edificante de la fe y en el signo de un incesante amor oblativo.

El Vaticano abre sus puertas a los seis nuevos cardenales para las visitas de cortesía


Fuente: Rome Reports

Benedicto XVI entrega anillo y birrete a los seis nuevos cardenales



Fuente: Rome Reports

Seis nuevos cardenales: variedad de birretes, lágrimas y gritos de júbilo en San Pedro

Fuente: Rome Reports

sábado, 17 de noviembre de 2012

Vaticano; que el hábito sí haga al monje

Una circular interna firmada por el cardenal Bertone invita a todos los eclesiásticos que trabajan en la Santa Sede a que usen la sotana negra o el “clergyman” Autor: Andrea Tornielli/Ciudad del Vaticano Fuente: http://vaticaninsider.lastampa.it/es/reportajes-y-entrevistas/dettagliospain/articolo/vaticano-talare-preti-19795/ El hábito debe hacer al monje, por lo menos en el Vaticano. El pasado 15 de octubre, el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, firmó una circular enviada a todos los entes de la Curia romana para subrayar que los sacerdotes y religiosos deben presentarse al trabajo con la vestimenta adecuada, es decir el “clergyman” o la sotana negra. En las ocasiones oficiales, sobre todo ante la presencia del Papa, los monseñores ya no podrán dejar en el armario los paramentos de botones rojos y franja púrpura. Un llamado para respetar las normas canónicas que representa una señal precisa, que seguramente tendrá un eco incluso fuera de las fornteras del estado más pequeño del mundo: de hecho, en el Vaticano son muy raros los religiosos que no visten como tales. Y es probable que este llamado para tener una presentación fiel e impecable, formalmente, será interpretado como un ejemplo para los que llegan de fuera al Vaticano, es decir para los obispos o sacerdotes de paso por Roma. Una forma de “decírselo a la suegra para que lo entienda la nuera”, como se dice en italiano. El Código de derecho canónico establece que «los cléricos deben llevar un hábito eclesiástico decoroso», según las normas emanadas por las diferentes conferencias episcopales. La Conferencia de Italia, por ejemplo, establece que «el clero en público debe usar la sotana o el “clergyman”», es decir el traje negro o gris con el alzacuello blanco. El nombre en inglés revela su origen protestante, pero entró a formar parte del vestuario de los eclesiásticos católicos, aunque al inicio era una concesión para los que debían viajar. La Congregación vaticana para el Clero explicaba en 1994 los motivos incluso sociológicos del aspecto de los sacerdotes: «En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista», es «particularmente necesario que el presbítero –hombre de Dios, dispensador de sus misterios– sea reconocible a los ojos de la comunidad». La circular de Bertone pide a los monseñores que usen el «hábito llano», es decir el vestido con los botones rojos, en los actos «en los que esté presente el Santo Padre», así como en el resto de las ocasiones oficiales. Una invitación que también se extiende a los obispos que asisten a una audiencia con el Papa, que, a partir de ahora, deberán seguir rigurosamente la etiqueta. El uso de vestimenta civil para el clero estaba relacionado, en el pasado, a situaciones particulares, como en el caso de Turquía durante los años ochenta o en México hasta hace no mucho tiempo, en donde los obispos estaban acostumbrados a salir de casa vestidos como empresarios. Esta costumbre se fue extendiendo poco a poco por Europa: no hay que olvidar las conocidas imágenes del joven teólogo Joseph Ratzinger con saco y corbata oscura durante los años del Concilio. Sobre todo, fue después del Vaticano II cuando la sotana acabó en el armario, por lo que el sacerdote se distingue cada vez menos. Desde hace años, sobre todo entre los sacerdotes jóvenes, se registra una contracorriente. Un cambio “clerical” que ahora está por escrito en una circular del Secretario de Estado.

jueves, 1 de noviembre de 2012

VOTO DE ANIMAS



VOTO HEROICO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO
  Todas las obras buenas que practicamos en estado de gracia santificante, tienen la virtud de producir cuatro efectos: meritorio, propiciatorio, impetratorio y satisfactorio.
   El efecto meritorio, de nuestras buenas obras consiste en aumentar la gracia y la gloria del que la practica, y este efecto no puede cederse a nadie.
    El efecto propiciatorio es hacer a Dios propicio, aplacando la ira de su Divina Justicia.
    El efecto impetratorio está en alcanzarnos gracias y favores de parte de Dios.
    Y finalmente el efecto satisfactorio, se reduce a pagar la pena temporal que merecen nuestros pecados. Sólo este último efecto de nuestras buenas obras es el que cedemos a las ánimas en este Voto, a fin de que les sirvan para satisfacer la pena temporal que por sus pecados deben a la Justicia Divina y que están pagando en el Purgatorio. De suerte que nos quedamos con los otros tres efectos de nuestras buenas obras. Los que tienen Voto de Animas ganan igualmente una indulgencia plenaria todos los lunes del año, oyendo la Santa Misa por el descanso de las almas del Purgatorio.
El padre Jorge Loring S.I., nos dice al respecto: " Si yo renuncio a este tesoro espiritual mío, que he ganado con mis buenas obras, si con esa pequeña renuncia de mis pobres obras, logro ayudar a tantas almas que suban a la gloria, y después se interesan por mí, decidme si no es fenomenal tener en el cielo ese ejército de amigos míos, que saben que yo los ayudé a entrar en la gloria". Y agrega: " Porque si dice Jesucristo: "Los Misericordiosos alcanzarán misericordia", y si por hacer yo este acto de misericordia, después voy a tener la misericordia de Dios para conmigo".
El padre Eduardo Fernández Regatillo, S.I., que era un teólogo de gran notoriedad decía: " Muchas personas de gran categoría espiritual y teológica han hecho el Voto de ánimas".
Fórmula para el  Voto
" Os ofrezco, Dios Mío, todas las obras satisfactorias de toda mi vida y todos los sufragios que se me apliquen después de mi muerte, en favor de las benditas ánimas del purgatorio".

martes, 14 de agosto de 2012

CALENDARIO DEL AÑO DE LA FE

31/07/2012 L'Osservatore Romano (el siguiente texto incorpora algunas correcciones de la Secretaría de Organización del Año de la Fe)

Ahora menos de setenta días del año a principios de la fe, que se abrirá con una solemne celebración presidida por el Papa en la mañana del jueves, 11 de octubre en la Plaza de San Pedro. El momento del año - que termina 24 de noviembre 2013 - ofrece algunos eventos que verán la presencia de Benedicto XVI, junto con una serie de reuniones, convenciones e iniciativas que profundicen las distintas cuestiones religiosas y culturales relacionadas con la celebración.
2012

6 de octubre de Asís.

En la ciudad de San Francisco, el patio de los gentiles está organizando una reunión para el diálogo entre creyentes y no creyentes acerca de nuestra fe.

10 07 al 28, Ciudad del Vaticano.

XIII Asamblea General del Sínodo de los Obispos sobre el tema: "Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana."

11 de octubre, la Ciudad del Vaticano.

En San Pedro, a las 10, Benedicto XVI preside la solemne apertura de la fe con los Padres sinodales y los Presidentes de las Conferencias Episcopales.

La organización Acción Católica Italiana, de 18.30 a 21.30 horas, una procesión con antorchas desde Castel Sant'Angelo hasta la Plaza San Pedro para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II.

12 de octubre de Roma.

Sobre el tema "La fe de la noche artística y cultural de Dante en la iglesia del Gesú, en Roma, a los 21, organizado por el Consejo Pontificio de la Cultura en colaboración con el Rectorado de Santo Nombre de Jesús a la Argentina y la Casa de Dante en Roma . Se le ofrecerá la mano del Cielo XXIV, que contiene la confesión del poeta.

20 de octubre de Roma.

Peregrinación a la vigilia de Janículo y misionera organizada por la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

21 de octubre, la Ciudad del Vaticano.

Benedicto XVI preside la canonización de seis mártires y confesores de la fe: Barthieu Jacques, un sacerdote jesuita, mártir misionero en Madagascar (1896), Pedro Calungsod, laico catequista, mártir en Filipinas (1672); Piamarta Juan el Bautista, un sacerdote en el testimonio de la fe ' Educación para la Juventud (1913), la madre Mariana (Barbara Cope), un testimonio de fe en la colonia de leprosos de Molokai (1918), María del Monte Carmelo, religiosa en España (1911), Catherine Tekakwitha, la India secular se convirtió al catolicismo (1680); Anna Schäffer, laico testigo de Baviera de Cristo desde el lecho del dolor (1925).

10 26 al 30, Roma.

Congreso de la Unión Mundial de Educadores Católicos en el papel del profesor y la familia en la formación integral de los estudiantes, con la participación de la Congregación para la Educación Católica, y la celebración del Año de la fe.

15 al 17 noviembre, la Ciudad del Vaticano.

Vigésimo séptima Conferencia Internacional del Consejo Pontificio para el Cuidado de la Salud sobre el tema "El hospital, un lugar de evangelización. La misión humana y espiritual"

1 de diciembre.

Celebración del Santo Padre de las primeras Vísperas de Adviento para las universidades pontificias de Roma, los seminarios eclesiásticos y colegios, y universidades, organizado por la Congregación para la Educación Católica.

28 de diciembre de Roma.

Apertura de la reunión europea de los jóvenes, organizado por la Comunidad de Taizé, en colaboración con el Vicariato de Roma. La reunión concluirá 02 de enero 2013.
2013

25 de enero de Roma.

Celebración ecuménica en la presencia de Benedicto XVI en la Basílica de St. Paul Extramuros.

En la galería de arte también visitará la basílica - hasta el 24 de noviembre 2013 - Extra Moenia Paolus la exposición Sanctus et Concilium Oecumenicum Vat. II.

02 de febrero, la Ciudad del Vaticano.

Celebración presidida por Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro con ocasión del Día Mundial de los hombres y mujeres religiosos.

7 de febrero de Roma.

Inauguración de la exposición sobre el Año de la Fe en el Castel Sant'Angelo. La exposición durará hasta el 1 de mayo de 2013.

Febrero 25 a 26, Roma.

Simposio sobre el tema "Santos Cirilo y Metodio entre los pueblos eslavos:. 1.150 años en la misión" El trabajo se llevará a cabo el día 25 en el Pontificio Instituto Oriental y en la Pontificia Universidad Gregoriana de 26 días.

24 de marzo.

El Papa celebra el Domingo de Ramos, un día tradicionalmente dedicado a los jóvenes en preparación de la Jornada Mundial de la Juventud.

4 a 6 abril, de Roma.

Conferencia Internacional de la Educación Católica Internacional, con la participación de la Congregación para la Educación Católica, y la celebración del Año de la fe.

13 de abril, la Ciudad del Vaticano.

Concierto de "Oh My Son", en Pablo VI.

Abril 15 a 17.

Día seminario en el aniversario 450 de su establecimiento.

Jornadas de estudio, organizado por la Congregación para la Educación Católica, la relevancia de los documentos del Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica en la formación de los candidatos al sacerdocio y en la revisión en curso de la Ratio fundamentalis del sacerdotales.

28 de abril, la Ciudad del Vaticano.

Día dedicado a todos los niños y niñas que han recibido el sacramento de la Confirmación. El Santo Padre dará la confirmación de un pequeño grupo de jóvenes.

05 de mayo, la Ciudad del Vaticano.

Celebración del Papa con motivo de las cofradías y la piedad popular.

18 de mayo, la Ciudad del Vaticano.

Vigilia de Pentecostés celebrada por Benedicto XVI, y dedicado a todos los movimientos, con la peregrinación a la tumba de Pedro y la invocación del Espíritu Santo.

2 de junio.

Solemne adoración de la Eucaristía presidida por el Papa Adoración se llevará a cabo junto con el mundo en la fiesta del Corpus Domini.

16 de junio.

Día de la Evangelium vitae a la presencia de la Jornada del Papa estará dedicada al testimonio del Evangelio de la vida, para defender la dignidad de la persona desde el primer momento hasta el último momento de forma natural.

22 de junio de la Ciudad del Vaticano.

Gran concierto para el Año de la Fe en la Plaza de San Pedro.

07 de julio, la Ciudad del Vaticano.

En presencia del Papa, al final la plaza de San Pedro de la peregrinación de los seminaristas y novicios.

23-28 julio, Río de Janeiro.

Día Mundial de la Juventud con el Papa Benedicto XVI.

Septiembre 18 a 19.

Seminario, organizado por la Congregación para la Educación Católica, la Universidad Católica del valor del Catecismo de la doctrina de la Iglesia católica de la teología en las universidades católicas.

29 de septiembre, la Ciudad del Vaticano.

Día de los catequistas en la presencia de Benedicto XVI. El día será una oportunidad para conmemorar el vigésimo aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.

13 de octubre, la Ciudad del Vaticano.

Marian Celebración del Día de la presencia de Benedicto XVI y todos los muchas asociaciones.

24 de noviembre, la Ciudad del Vaticano.

El Papa preside la celebración de clausura del Año de la fe.

Fuente http://www.annusfidei.va/content/novaevangelizatio/it/news/01-08-2012.html

viernes, 20 de julio de 2012

Vaticano retira títulos de Pontificia y Católica a universidad peruana

ROMA, 20 Jul. 12 / 06:40 pm (ACI/EWTN Noticias).- En un comunicado con fecha 20 de julio la Sala de Prensa del Vaticano informó que la Santa Sede decidió retirar a la Pontificia Universidad Católica del Perú el derecho a usar en su denominación los títulos de "Pontificia" y de "Católica".
A continuación ACI Prensa reproduce el texto íntegro del comunicado:

"La Santa Sede, con Decreto del Emmo. Secretario de Estado, en base a específico mandato Pontificio, ha decidido conforme a la legislación canónica retirar a la Pontificia Universidad Católica del Perú el derecho a usar en su denominación los títulos de 'Pontificia' y de 'Católica'.
La mencionada Universidad, fundada en 1917 y erigida canónicamente con Decreto de la Santa Sede en 1942, a partir de 1967 ha modificado unilateralmente sus Estatutos en diversas ocasiones perjudicando gravemente los intereses de la Iglesia.

A partir de 1990, la Universidad ha sido requerida por la Santa Sede en múltiples ocasiones a adecuar sus Estatutos a la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae (15 de agosto de 1990), sin que haya respondido a esta exigencia legal.

Tras la Visita Canónica realizada en diciembre de 2011 y la entrevista del Rector con el Emmo. Cardenal Secretario de Estado en febrero de 2012, tuvo lugar un ulterior intento de diálogo en vista de adecuar los Estatutos a la ley de la Iglesia.

Recientemente, mediante dos cartas dirigidas al Emmo. Secretario de Estado, el Rector ha manifestado la imposibilidad de realizar cuanto se le requería, condicionando la modificación de los Estatutos a la renuncia por parte de la Archidiócesis de Lima al control de la gestión de los bienes de la Universidad.

La participación de la Archidiócesis de Lima en el control de la gestión patrimonial de esta entidad ha sido confirmada en varias ocasiones con sentencias de los Tribunales civiles del Perú.

Ante esta actitud por parte de la Universidad, confirmada además por otras iniciativas, la Santa Sede se ha visto obligada a adoptar las mencionadas medidas, ratificando en cualquier caso el deber que sigue teniendo dicha Universidad de observar la legislación canónica.

La Santa Sede seguirá atentamente la evolución de la situación de esta Universidad, deseando que en un futuro próximo las Autoridades académicas competentes reconsideren su posición con el fin de poder revisar las presentes medidas.

La renovación requerida por la Santa Sede hará que la Universidad responda con más eficacia al cometido de llevar el mensaje de Cristo al hombre, a la sociedad y a las culturas, según la misión de la Iglesia en el mundo".

Para ver una copia del decreto de la Secretaría de Estado del Vaticano sobre la pérdida de los títulos de "Católica" y " Pontificia", haga click en:
http://www.aciprensa.com/Docum/decretopucp.pdf

miércoles, 4 de julio de 2012

Papa nombra Gerhard Müller nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

VATICANO, 02 Jul. 12 / 10:58 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Benedicto XVI nombró hoy a Mons. Gerhard Ludwig Müller, hasta ahora Obispo de Ratisbona en Alemania, como nuevo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano. Es la segunda vez en su pontificado que el Santo Padre designa a un Prefecto para esta congregación, que él mismo dirigió durante más de 20 años durante el pontificado del Beato Papa Juan Pablo II. El nombramiento sigue a la aceptación de la renuncia al cargo presentada por el Cardenal William Joseph Levada, quien llegó al límite de edad estipulado por el Código de Derecho Canónico en el canon 401 (75 años). Con su nombramiento, Mons. Müller se convierte además en Presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, creada para el diálogo con los lefebvristas agrupados en la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y a quienes el Santo Padre les ha tendido la mano para su ingreso a la plena comunión de la Iglesia Católica a través de un preámbulo doctrinal con los requisitos mínimos que deben aceptar. El nuevo Prefecto, elevado ahora a la dignidad de Arzobispo, será también además Presidente de la Pontificia Comisión Bíblica y Presidente de la Comisión Teológica Internacional.

viernes, 22 de junio de 2012

SIGUE EL AÑO DE LA FE EN INTERNET

LOGO OFICIAL DEL AÑO DE LA FE

Concepto de logotipo para el Año de la Fe

En una plaza, subió, se representa simbólicamente un barco, una imagen de la Iglesia, mientras se navega sobre las olas gráfica que acabamos de mencionar, y cuyo mástil es una cruz que iza las velas con las señales dinámicas llevar el tetragrámaton de Cristo, también el fondo de las velas es un sol que se asocia con el trigrama también se refiere a la Eucaristía.

jueves, 21 de junio de 2012

MISAS GREGORIANAS


La iglesia considera la Misa como la oración más poderosa de intercesión porque es el ofrecimiento perfecto de Cristo al Padre al hacer presente el Misterio Pascual de Su muerte y resurrección. Es una antigua tradición en la Iglesia que se pida una Misa por una intención específica, incluso cuando la persona no puede presente físicamente para la Misa.

La persona hace una donación, llamada estipendio, a un sacerdote o Comunidad Religiosa para la celebración de la Misa por una intención específica. Al hacer este ofrecimiento, la persona se une más íntimamente a Cristo quien se ofreció asimismo en la Sagrada Hostia, para obtener así frutos más abundantes. (Carta del Papa Pablo VI "Firma in Traditione" el 13 de junio de 1974). El ofrecer un estipendio es también una manera en la que el católico contribuye al servicio del sacerdote de la diócesis o comunidad religiosa.

El sacrificio de la Misa tiene un valor infinito y no hay una limitación en el número de intenciones que pueden ser ofrecidas en cualquier Misa. La Iglesia sin embargo, normalmente permite sólo una intención con cada estipendio para la Misa. Cuando una persona ofrece un estipendio, no significa que está comprando la gracia de la Misa, algo que es prácticamente imposible. Lo que ocurre, es que el sacerdote o comunidad religiosa, se compromete a celebrar una Misa por las intenciones de la persona que hizo el donativo. Se recomienda que la intención sea por el alma de una persona fallecida pero también pueden ser por las intenciones personales de personas vivas.

La Santa Misa es el mejor medio que tenemos:
  • Para ofrecer a Dios la mayor forma de adoración
  • Para agradecerle todas sus bendiciones
  • Para expiar nuestros pecados, recibir el perdón de los pecados veniales y ser preservados de futuros pecados
  • Para acrecentar nuestra unión con Dios
  • Para fortalecer la unidad de la Iglesia
  • Para obtener todas las bendiciones que deseamos (si lo que deseamos está en la voluntad de Dios)
  • Para ayudar a las almas del purgatorio y acortar nuestro propio tiempo allí
  • Para resguardarnos de todos los peligros del alma y el cuerpo
  • Para ser consolados a la hora de la muerte, porque en ese momento Su memoria será nuestra mayor consolación
  • Para interceder por nosotros ante el justo trono de Dios
  • Para traer a la tierra las bendiciones de Dios
  • Para entender mejor lo grande y sublime de la Pasión de Cristo y así, incrementar nuestro amor por Él

Las Misas Gregorianas es una serie de Santas Misas que tradicionalmente se ofrecen en 30 días consecutivos tan pronto como sea posible después del fallecimiento de una persona. Estas Misas son ofrecidas individualmente por el alma de una persona. La costumbre de celebrar las Misas Gregorianas por un alma en particular, demuestra que hay muchas personas que no están listan para el cielo inmediatamente después de morir, y que por eso, necesitan el poder intercesor del sacrificio de Cristo, presente en la Santa Misa. Así, el alma puede continuar su perfección en la gracia lo que le permitirá entrar finalmente en unión con la Santísima Trinidad, nuestro Dios, quien es el Amor Mismo.

El nombre de las Misas Gregorianas viene de San Gregorio Magno, quien fue Pontífice del 590 al 604. San Gregorio Magno contribuyó a la difusión de la práctica piadosa de celebrar estas Misas por la liberación de las almas del purgatorio. En sus escritos, él nos dice que celebraba las Misas en 30 días consecutivos por el eterno descanso del alma de Justus, un monje que había muerto en el convento de San Andrés en Roma. Al final de la última Misa, el fallecido se le apareció a uno de sus compañeros monjes anunciándole que había sido liberado de las llamas del purgatorio. 

Para mayor informacion manda un correo a christhian_gabriel_responde@yahoo.com.mx @PChristhian 






















miércoles, 22 de febrero de 2012

PARA VIVIR MEJOR LA CUARESMA 2012

La Cuaresma, que nos lleva a la celebración de la Santa Pascua, es para la Iglesia un tiempo litúrgico muy valioso e importante, con vistas al cual me alegra dirigiros unas palabras específicas para que lo vivamos con el debido compromiso. La Comunidad eclesial, asidua en la oración y en la caridad operosa, mientras mira hacia el encuentro definitivo con su Esposo en la Pascua eterna, intensifica su camino de purificación en el espíritu, para obtener con más abundancia del Misterio de la redención la vida nueva en Cristo Señor (Misal Romano cf. Prefacio I de Cuaresma).

Leeamos atentamente los siguientes articulos que pongo a su disposición


MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA CUARESMA 2012


¿QUE ES LA CUARESMA?


MIERCOLES DE CENIZA: ¿QUE CELEBRAMOS LOS CATOLICOS?